top of page

Todo comienza en silencio

Actualizado: 11 dic 2023

La gran pandemia de la que nadie habla

La pandemia actual de hígado graso no alcohólico, también conocido como esteatosis hepática no alcohólica, es una preocupación creciente en todo el mundo y se considera una "pandemia silenciosa" porque afecta a una gran cantidad de personas sin ser ampliamente reconocida donde el estilo de vida y alimentación son determinantes en el inicio y progreso de esta patología que tiene múltiples consecuencias metabólicas y enfermedades asociadas. Desde la dietoterapia podemos mejorar la salud del hígado:

  1. Control de peso: La pérdida de peso gradual y sostenida es una parte clave del tratamiento, especialmente si existe sobrepeso u obesidad. Incluso una pérdida de peso modesta puede reducir la acumulación de grasa en el hígado y mejorar la función hepática. Se recomienda una pérdida de peso de alrededor del 5-10% del peso corporal total.

  2. Elección de carbohidratos: Opta por carbohidratos complejos en lugar de carbohidratos simples. Reduce el consumo de azúcares agregados y alimentos procesados, y enfócate en alimentos ricos en fibra, como granos enteros, frutas y verduras.

  3. Control de grasas: Limita la ingesta de grasas saturadas y trans. Opta por grasas saludables, como las monoinsaturadas y poliinsaturadas que se encuentran en aceite de oliva, aguacate, nueces y pescado graso (como el salmón y la trucha).

  4. Proteínas magras: Incorpora fuentes de proteínas magras en tu dieta, como pollo sin piel, pavo, pescado, tofu y legumbres. Limita el consumo de carnes rojas y procesadas.

  5. Antioxidantes y fitonutrientes: Consume una variedad de frutas y verduras coloridas, ya que contienen antioxidantes y fitonutrientes que pueden ayudar a proteger el hígado y reducir la inflamación.

  6. Control de porciones: Controla las porciones para evitar el exceso de calorías y la ganancia de peso. Utiliza platos más pequeños y presta atención a las señales de saciedad.

  7. Comidas regulares: Evita omitir comidas y realiza comidas regulares a lo largo del día. Esto puede ayudar a mantener estables los niveles de glucosa en sangre y reducir la acumulación de grasa en el hígado.

  8. Limita el alcohol: Aunque el HGNA es una enfermedad no alcohólica, es importante limitar o eliminar el consumo de alcohol, ya que puede agravar la afección hepática.

  9. Evita el ayuno prolongado: No te saltes comidas y evita períodos prolongados de ayuno, ya que esto puede aumentar la acumulación de grasa en el hígado.

  10. Hidratación: Bebe suficiente agua para mantener una hidratación adecuada y ayudar al hígado a funcionar correctamente.

Consulta con un profesional: Es importante trabajar con un dietista o nutricionista que pueda personalizar un plan dietético específico para tus necesidades y monitorear el progreso.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page